Equipo de básquet del “9” - "Un equipo con corazón de león"

Su historia

Los mejores Directores Técnicos de todos los deportes, resaltan la importancia del trabajo en equipo, como un valor diferencial clave en el mundo deportivo. Al igual que en cualquier organización social, la buena distribución de roles produce mejoras en el grupo y genera más sentido de pertenencia. Estos conceptos fueron comprendidos a la perfección por el equipo de básquet del Club Atlético 9 de Julio Olímpico de Freyre, que este año hizo historia entre aros, tableros, dobles, triples y parquet.

Comenzando con una Subcomisión muy comprometida, con gente incondicional que viene luchando por un objetivo común desde hace muchos años, tejiendo el sueño de ver brillar a este equipo del “9”. Ellos son: Morra Diego; Binner Lucas; Vignolo, Diego; Galoppo Juan Pablo; Burgener, José; Bustamante Gustavo; Rinaldi Darío; Musso Carlos; Beltramino Alfredo, Primo Norberto; Binner Gastón, y Beto Primo, todos incondicionales de esta disciplina y amigos incansables del Básquet de Freyre.

Los miembros de la Comisión advirtieron desde sus inicios que los jugadores comparten una dirección común y tienen muy desarrollado el sentido de equipo. Estas condiciones hicieron que pudieran cumplir sus objetivos más rápidamente porque ayudándose entre ellos, los logros colectivos llegan más pronto.

El entrenamiento, la disciplina, la convicción de caminar la senda correcta, el compromiso, las arengas previas a cada partido, y las palabras de aliento para superar cualquier adversidad, fueron elementos vitales para alimentar la motivación grupal y el espíritu del equipo. También la autocrítica, y el aprendizaje de errores posibilitaron el crecimiento de estos feryrenses cuyo lema siempre fue la mejora continua.

En cada traspié individual, los compañeros estuvieron presentes, para proteger y apoyar al miembro del clan herido, lo que forjó un clima de trabajo ideal para el encarar los más ambiciosos objetivos deportivos. El valor siempre tiene un carácter energético, da fuerza, contagia, entusiasma.

El básquet es un deporte de equipo muy completo. Su planteamiento de 5 contra 5, prevé la distribución de papeles diferentes que lleguen a complementarse. En este deporte no existen las expulsiones definitivas y siempre se juega con igual número de jugadores por equipo. Cada jugador ocupa un lugar distinto en la cancha, según las características físicas y técnicas. El reconocimiento de las fortalezas y debilidades, permite planear estrategias que benefician a todos. Como decía Henry Ford: “ir juntos es comenzar, mantenerse juntos es progresar, trabajar juntos es triunfar”.

Este equipo local, tuvo un conductor que marcó el camino a seguir: Eduardo, Blengini; un ayudante técnico de lujo: Matías Lugones; un preparador físico exigente: Nicolás Peretti y por supuesto, los grandes héroes de tremenda hazaña: los jugadores. Ellos son: Luciano García, Luciano Festa, Lucas Bay, Bruno Cortesse, Gastón Córdoba, Emanuel Primo, Mateo Bruno, Martín Angüino, Santiago Musso, Maximiliano Nieto, Gastón Boetto, Federico Cassol y Julio Bianchotti. En su performance deportiva de cada partido disputado se reflejó el trabajo estratégicamente pensado para lograr esta alegría que hoy se respira en la Institución ubicada en la Avenida 25 de mayo. Los lazos de amistad fueron una postal constante en cada encuentro. Y fueron veinte encuentros, veinte fechas, veinte partidos transpirados, dejando todo, y convirtiendo a este equipo en el héroe de esta historia, dándole un título más al “9”, un glorioso subcampeonato del torneo Apertura, con aroma a victoria. Los jugadores del “9”, fueron protagonistas indiscutidos, teniendo en cuenta que el equipo campeón “Tiro Federal y Deportivo de Morteros” había perdido sólo dos partidos en todo el torneo. Es digno de destacar lo que el esfuerzo y la convicción lograron. Cuando las piernas, los brazos parecían quedarse sin energía, aparecía la gente alentando incansablemente en cada partido, vibrando con cada jugada, y llenando de calidez y emoción el salón. En cada partido, se percibía una ola de euforia que inundaba todos los rincones y que provocaba una erupción de dopamina, que circulaba por las venas de todos los presentes. Cuando se conoció el objetivo logrado, un torbellino de sentimientos y emociones contradictorias como: llorar y reír, gritar, cantar, saltar y abrazar a la persona más próxima, se dieron cita en la tribuna. Porque este SUBCAMPEONATO demostró sacrificio, entrega, pasión y sobre todo mucho corazón. Los hinchas valoraron todo el esfuerzo de los jugadores, la capacidad de sortear adversidades y la convicción del cuerpo técnico.

Nos hacemos eco de las valiosas palabras del Doctor René Favaloro: “vale la pena el esfuerzo, ser honesto con uno mismo, con los demás y ser responsable en lo que uno hace¨. Estas son algunas de las claves para aprender a trabajar en equipo en cualquier institución. Sin dudas, la cultura de un pueblo se construye con vehemencia, coraje, decisión y compromiso. Por esta razón, este Subcampeonato amerita y exige nuestro más cálido reconocimiento a CADA JUGADOR, al CUERPO TÉCNICO y a LA SUBCOMISIÓN de Básquet POR ESTE IMPORTANTE LOGRO PARA NUESTRA LOCALIDAD.

¡Muchas gracias a todos por llevar los colores de Freyre bien alto!

Escuchá a nuestros homenajeados

¡Seguinos en Facebook!