Daniela Galiardi - "Talento sobre ruedas"

Su historia

El deporte es sin lugar a dudas una herramienta fundamental para el desarrollo de una sociedad. Todos los habitantes del planeta tienen el maravilloso derecho de practicar deporte. Esto no sólo supone una mera actividad física; permite adquirir nuevos valores, disciplina y, sobre todo, un desarrollo personal y social que mejora al individuo como persona y en sus relaciones sociales.

Hoy la protagonista es DANIELA GALIARDI, la patinadora que deleita con su performance deportivo a cientos de espectadores, en todos los salones donde desarrolla esta hermosa disciplina.

El patinaje artístico sobre ruedas es una disciplina deportiva de deslizamiento donde los patinadores hacen ciertos elementos técnicos con facetas artísticas. Requiere una buena preparación física y una gran capacidad de concentración. Pero además, el patinador debe tener buen oído para escuchar la música y adecuar sus movimientos a ella. Es una actividad compleja que requiere dedicación, templanza, concentración y muchos deseos de superación.

Si hay algo que caracteriza a Daniela es que no le tiene miedo a ningún desafío. Todo lo contrario, la adversidad la impulsa a obtener nuevos objetivos. Le sobran ganas y carisma. Es muy querida en el ambiente deportivo tanto por su capacidad deportiva como por su calidez humana.

Comenzó patín en el año 2009 en nuestra localidad, con la profesora Alejandra Zanghetti. Nunca antes había subido a los patines. Pero “Dani” se animó y sobre las ruedas de sus patines, descubrió una pasión que alimenta sus días con oceánicas dosis de felicidad. Practicaba dos veces por semana en Freyre y dos días en San Francisco. Ese mismo año comienza a competir participando de tres provinciales en dos categorías: “Libres” y “Escuela”, obteniendo el primer puesto en ambas categorías.

En el año 2010 participó en tres torneos oficiales, un argentino en Rosario, un torneo oficial en el Club Juniors de la Ciudad de Córdoba y otro en Arroyito. En “Escuela”, resolviendo en la pista figuras combinadas, y en categoría “Libre” se destacó interpretando una de las piezas de la famosa obra teatral Mollin Rouge. En estos tres torneos provinciales obtuvo nuevamente el primer puesto en la Categoría “Libres” y “Escuela”, siendo entonces en 2010, campeona Provincial y Nacional.

Corría 2011 y la “reina del patín” de Freyre, fue invitada a participar nuevamente en tres campeonatos provinciales, celebrados en Río Ceballos, Villa María y Córdoba. Daniela obtuvo excelentes puntajes en todos, tanto en “Escuela” como en “Libres”, sumando también puntos con los trajes que presentaban, ya que eran dignos de destacar por el jurado que admiraba cada una de las presentaciones de nuestra querida Daniela. En el “Argentino” realizado en Rosario, compitió con jóvenes de todas las provincias. Logró el primer puesto en "Baile Libre" con el “Waka Waka” (de Shakira) y obtuvo el segundo lugar en “Escuela”.

En el año 2012 se animó a la música sicodélica de los años '60. Vestida para la ocasión, participó del provincial desarrollado en tres ciudades: Río Ceballos, Córdoba y Villa María. Estos eventos fueron el trampolín para llegar al “Nacional”. Fueron tres días de prueba de pista, tanto en “Escuela” como “Libres”. El tercer día tuvo lugar la final, con cinco jurados examinando milimétricamente cada detalle. Allí, Dany obtuvo excelentes puntajes 8.8, 9, 9.2, 9, 8.9, logrando el mejor puntaje, lo cual la convirtió en la ganadora del certamen en las dos categorías: “Libres” y “Escuela”.

Además de viajar y recorrer la provincia y el país, la distinguida patinadora, fue elegida en 2010, cuando participaba de las Olimpiadas en Córdoba, para viajar a Colombia junto a otras tres jóvenes, para realizar una demostración. En 2011, trascendió las fronteras nacionales y llegó a Colombia, como invitada en las Olimpíadas colombianas de patín, experiencia increíble sí las hay. Allí, rodeada de 3 tres mil niños, demostró junto a dos jóvenes de San Francisco y Brinkman, que no existen las barreras que impidan cumplir los sueños. Cuando alguien ama y siente pasión por lo que hace, y trabaja con convicción, los sueños se cumplen. Y esto reconforta mucho, por cierto. Así lo vivió Dani y esto le valió la ovación y el reconocimiento internacional.

Dejó boquiabierto al jurado y emocionó al público en cada figura y en cada salto. Y complementó su sublime performance con su calidez humana. Porque Daniela tiene ese don digno de destacar, esto es, emociona con sus palabras, con sus gestos y con su afecto. Es poseedora de una capacidad de superación personal muy pocas veces vista. Es un ejemplo digno de imitar. Nuestra campeona no terminó en Colombia su ruta deportiva. Siguió compitiendo y llevando su talento a Posadas, Neuquén y Mar del Plata. También enalteció con su presencia diferentes festivales en los que había diversas coreografías grupales en las cuales la inclusión era la bandera que más lucía.

Son innumerables la cantidad de lugares que visitó: Devoto, Saturnino María Laspiur, San Francisco, El Arañado, Suardi, Villa del Rosario, Calchín, sólo por citar algunos lugares. En estos certámenes se lucía primero en una coreografía grupal y luego en otra individual. Daniela hoy ya no puede patinar por unos problemitas de salud, pero nos ha representado y ha llevado el nombre de nuestra localidad por lugares impensados. Es, sin dudas, la abanderada de la inclusión. Defendió esta causa usando dos armas: talento deportivo y amabilidad. Sembró amor, sabiduría y humildad en el territorio nacional y en el exterior.

Dani no tiene cuentas pendientes. Cumplió sus objetivos y esto la llena de alegría. Se autodefine como una joven feliz, el capital más valioso que puede ostentar un ser humano. A pesar de no poder competir, hoy, la “reina del patín”, encontró otras actividades para compensar ese vacío. Baila Folclore, asiste al taller de Cocina de la Escuela Municipal de Artes y Oficios de Freyre, hace Gimnasia con jubilados y visita a los ancianos. Además, tiene asistencia perfecta a misa, los días sábados. Y, a veces, cuando su columna se lo permite, sube suavemente a los patines de la felicidad, para dar una vuelta. Esta vuelta a la vida misma, es una visita placentera a aquel sueño que la hizo famosa en la región y que la hizo un ejemplo de vida.

Gracias DANIELA GALIARDI por permitirnos conocer y difundir tu valiosa historia de vida. Tu particular manera de caminar este mundo, es un ejemplo de ciudadanía, convicción deportiva y compromiso social, que llenan de orgullo a todos los habitantes de nuestra querida localidad. Valga también este espacio para reconocer y aplaudir el apoyo incondicional de sus padres y hermanas. Sin dudas, el afecto familiar es la vitamina principal para forjar grandes deportistas y excelentes personas como Daniela. ¡Felicitaciones!

Escuchá a nuestros homenajeados

¡Seguinos en Facebook!