Noelia Bonivardo - Bochófila sublime y sensible

Su historia

Esta es la historia de una joven que ha enfrentado el desafío de transitar el mundo de un deporte antiguamente practicado sólo por varones, aunque actualmente muchas mujeres ya se animaron a cruzar esa frontera obsoleta. ¿Dónde está escrito que un deporte es sólo para hombres? El torrente de sangre ávida de gloria que transita por las venas de esta ejemplar deportista de Freyre, fue capaz de superar cualquier obstáculo arcaico. Sus ansias deportivas sólo hallaban calma en una cancha de bochas. Y fue allí donde dejó su impronta, sus valores y su estilo.

Ella es Noelia Bonivardo, nació en San Francisco el 2 de marzo de 1983. Desde pequeña comenzó a descubrir su pasión por las bochas jugando en el campo con su papá, su hermano y su abuelo.

En el año 2008, a los 25 años, empezó a verter su amor por las bochas en una cancha, a raíz de un gusto familiar, una pasión heredada, ya que la protagonista cuenta haber crecido en una cancha. Su familia trabajaba (y aún lo hace), en el bar de uno de los dos clubes de bochas de nuestro pueblo. Allí, Noelia respiró los valores y los códigos de este maravilloso deporte. Pasaba horas observando. Aprendió muchos secretos y técnicas del deporte, pero también absorbió cosas importantes: camaradería, honor, valor por la palabra empeñada, dignidad... Su experiencia deportiva pasa por varios clubes, entre ellos: Freyre Bochas Club y Barrio Norte de Morteros. Sus principales títulos y logros fueron: tercer puesto provincial de damas “Embalse 2001”, por pareja; cuarto puesto provincial de Damas en “San Francisco en 2012”, por tríos; primer puesto “Sportivo Balnearia”, en tercera categoría en 2011, en dúos.

Su trayectoria deportiva continúa: primer puesto en “Freyre Bochas Club”, en tercera categoría (en 2013 dúo), primer puesto en dúo, en el “Argentino de Ramona” (en segunda categoría en 2014). Logró el primer puesto en “1 de Mayo”, en San Francisco, en tercera categoría en 2015; segundo puesto en las Varillas a cuatro puntos en 2013; segundo puesto en “club Noetingen” en segunda categoría en 2014; segundo puesto en “Sportivo Belgrano” de San Francisco, en tercera categoría en 2014. También obtuvo el segundo puesto en Arroyito, segunda categoría en 2015 y segundo puesto en el “Campeonato individual de damas en el Trébol”, en el año 2015. También logró el tercer puesto en el club “El tala”, de San Francisco, segunda categoría. Tiene en su haber, varios cuartos y quintos puestos que le es imposible recordar en detalle, pero que la han hecho crecer y adquirir experiencia.

Recuerda dos grandes emociones fuertes: la primera cuando perdió la semifinal en Embalse –en su primer provincial– obteniendo el tercer puesto; y la segunda, cuando ganó el mismo campeonato con su papá, él en segunda categoría y Noelia (incansable bochófila), en tercera categoría. Ese momento quedó grabado en sus retinas y tallado en su corazón para siempre. Es un trofeo que lo lleva en su alma (muy merecidamente, por cierto).

Su humildad la hace grande y lo demuestran sus palabras, porque ante el pedido de que nombrara un rival difícil, con la precisión de un francotirador de las películas de Hollywood, dijo: “todos los rivales han sido difíciles”. Noelia respeta a sus competidores y dice haber aprendido mucho de la interacción con ellos. Sembró afecto y respeto; cosechó amistades y admiración en todo suelo que pisó.

Las mujeres fuertes le hacen frente a los obstáculos diarios de la vida cotidiana, en ocasiones con alguna lágrima, pero siempre llevando la cabeza en alto. Esto ha sido una constante en la vida de Noelia. Almacena muchísimas anécdotas en su mochila cargada de sueños y de experiencias enriquecedoras, pero su corazón le susurra una que es especial para ella: fue cuando debió presentarse a jugar un partido con alguien que a último momento decidió no hacerlo. Ella con ese ímpetu y seguridad que la caracterizan, decidió jugar con otro equipo y logró ganar el torneo. Temperamento, convicción, constancia y disciplina constituyen su fórmula deportiva que le han abierto caminos en este interesante mundo gobernado por bochas y amabilidad.

Noelia tiene bien en claro que una verdadera luchadora no es la que siempre gana, sino la que a pesar de sus derrotas nunca se rinde. Sabe que el secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que uno hace. Y es consciente que valiente no es el que no tiene miedo, sino aquel que lo enfrenta. Ella lo hizo, se animó a enfrentar obstáculos diversos y hoy los resultados hablan por sí mismos. En su trayectoria vital, abundan logros deportivos y gestos humanos grandiosos, que ameritan mucho más que un cálido aplauso colectivo. Por eso nuestro sentido reconocimiento a la deportista y a la persona.

¡Felicitaciones Noelia, ejemplo deportivo y humano de nuestra localidad!
Muchas gracias por representar tan bien a Freyre.

Escuchá a nuestros homenajeados

¡Seguinos en Facebook!